29 de abril de 2011

2

Sagas, hoy El elfo oscuro.

Hoy os venga a hablar de una trilogía que he terminado de leer hace poco. Se trata de la trilogía de "El elfo oscuro", que es la primera trilogía de la colección "Reinos olvidados" de R.A. Salvatore.


Esta trilogía cuenta con los libros:
1.- La morada
2.- El exilio
3.- El refugio



Centrandonos más en los libros, la historia relata la vida de Drizzt Do'Urden, el cual es un drow o elfo oscuro que no está de acuerdo con la maldad de su raza. En el primer libro se relata su nacimiento y su instrucción en la sociedad donde le ha tocado vivir y ahí se va dando cuenta de que no comparte los mismos sentimientos, pero vive atrapado en esa sociedad.

En el segundo libro, Drizzt, deja su ciudad natal y vive en la antípoda oscura, como el propio nombre del libro indica está en el exilio. Mientras que el pobre intenta vivir en calma descubre que no puede hacerlo porque su madre le está buscando para asesinarle y recuperar así el favor de la Reina Araña (esta es una de las características de la sociedad, no importa a quién haya que matar con tal de tener el favor de la diosa).

Y en el tercer libro el pobre drow sale a la superficie (los elfos oscuros viven bajo la superficie, en la antípoda oscura) y allí descubre lo diferente que es el mundo exterior e intenta encontrar un hogar donde poder vivir con sus principios.

El pobre elfo se tira los tres libros buscando un sitio donde pueda estar sin que le juzguen por su raza, algo muy complicado porque la reputación de la misma no es muy buena.

Bajo mi punto de vista la saga está muy bien porque son unos libros que no te dejan tranquilo, por así decirlo, siempre están contando cosas, de hecho una de las partes que más me gusta es el empiece del primer libro, que normalmente suelen ser más pesados porque te están presentando a los personajes, pero en este caso es totalmente diferente, te montan una batalla sin que conozcas casi a nadie, emoción desde el principio.

Es una trilogía muy recomendable, sobre todo para la gente a la que le encante el mundo de la fantasía, con sus elfos, enanos, gigantes, goblins... y para la gente que no se ha iniciado en el mundo de la fantasía también, pues te crea adicción de querer conocer más y más.

Para mi ha sido todo un descubrimiento estos libros, y creo que andaré pendiente de las cosas que haga Salvatore, porque me ha dejado muy buen sabor de boca.
0

Frases célebres

Se derraman más lágrimas por plegarias atendidas que por las no atendidas.
 Santa Teresa de Jesús.

28 de abril de 2011

2

Ser femenina es complicado

Anda que no me ha repetido mi madre veces que debería ser más femenina, que esto de ir con vaqueros o pantalón de chándal y sudaderas de Rammstein es muy marimacho. Y yo que en parte pienso que hay ciertas edades en las que uno cambia y empieza a ser más como los demás quieren que sean pues he ido dejándolo pasar, creo que ahí está mi error. Me veo que tengo 26 años y no tengo ni idea de cosas femeninas, y cuando digo ni idea es ni idea.

He empezado a feminizarme, de tal manera que mis días ahora son así:

Primero me levanto de la cama, creo que no hay una manera de despertar femenina, o a lo mejor aun no la he descubierto. Así que lo único que hago es decirle al móvil que se calle (uso el móvil porque el despertador que tenía se estropeó). Aunque sí que se puede decir que tengo algo femenino, si lo infantil es femenino xD La canción con la que me despierto es el opening de Pocoyo, la razón de esto es porque después de muchas pruebas es la única música que si la escucho por la mañana no me pone de mala leche.

Después de despertar me preparo para ir a la ducha, y para ir a ducharse hay que coger la toalla y... mierda, una mujer femenina prepara su ropa la noche anterior y no coge lo primero que pille en el armario. Bueno, suponemos que he perdido media hora la noche anterior y he dejado apartada la ropa que me iba a poner hoy (esto es algo que aun tengo pendiente de hacer). Vale, ya está todo en orden entonces vayamos al baño.

Entro en la ducha, me echo agua y entonces me pongo el champú, pero claro, no es un champú cualquiera, es un champú libre de siliconas, porque se ha visto que las siliconas hacen más mal que bien al pelo. Para saber esto he tenido que leer artículos sobre las siliconas, aprenderme las terminaciones de las mismas cuando las nombran en los botes y demás, también vale apuntarse en un papel los que no lo llevan (yo para parecer más tecnológica me lo apunté en el móvil, porque así al menos disimulo mi ignorancia). Ir al centro comercial a mirar entre todos los botes cuáles son los que no llevan esas siliconas, de entre ellos elegir el adecuado para mi tipo de cabello "pelo rizado y largo, con raíces grasas, puntas secas y teñido", aun con esa descripción costaba porque para cada fabricante el pelo tiene más cosas. Al final me he decidí por uno que ponía "cuidado clásico", creo que no soy tan moderna para atreverme con otro.

Después de esta pausa seguimos con la ducha, me echo el champú, aclaro y ahora hay que echarse el acondicionador, con esto no pasa nada porque cuando hice el viaje para el champú también compré acondicionador (realmente lo regalaban con el bote pero esto es alto secreto). Muy bien, ya tenemos el acondicionador puesto en el pelo y hay que dejarlo un tiempo, entonces procedemos a lavar el cuerpo, ¿con qué? Pues ahí está otro de esos dilemas, existen las esponjas normales de toda la vida, las exfoliantes que te eliminan como 5 capas de piel, el guante de crin... yo tengo una que es como exfoliante pero solo te quita un par de capas, para mi piel sensible eso es suficiente (miento, esto lo tenía hasta hace poco, a mi madre le dio por cambiarlas todas aunque no hiciera falta y ahora tengo una esponja normal que se deshace solo con mirarla). Vale, pues con la esponja en mano hay que echar el gel, ¿y qué gel? Pues depende para qué zona, porque está el gel exfoliante anticelulítico para las piernas, el gel exfoliante para el resto del cuerpo, el gel hidratante, el gel relajante... los días que voy con tiempo pues me lavo el cuerpo con el normal y corriente y luego ya uso el exfoliante anticelulítico. Y luego para la cara también me lavo con otro gel, uno especial para la cara que quita los puntos negros y no sé qué más cosas.

Terminado el enjabonamiento procedo al aclarado, que tiene que ser con agua fría porque es mejor para la piel y el pelo, normalmente el aclarado de agua fría es corto, porque no lo soporto mucho.

Bien, ya podemos salir de la ducha, coger nuestra toalla, secarse bien el cuerpo, envolverla en el pelo y ahora toca el momento potingues, hay que echarse diferentes cremas: anticelulítica para las piernas, reafirmante de pecho, hidratante para el resto del cuerpo... Y en la cara me echo tónico (para cerrar los poros.). Terminado esta parte que me parece la antiducha, porque veo que es ensuciarme de nuevo después de haber quedado limpísima, procedo a vestirme.

Una vez vestida ya puedo peinarme el pelo, por suerte no le echo nada más, pero podría echar el acondicionado sin aclarado o un sérum reparador de puntas, menos mal que es algo que he dejado. Luego está la crema para la cara, en este caso dependiendo del día y lo que me dé elijo entre tres diferentes, ya sé que tengo que escoger una, pero aun estoy en experimentación.

Acabada la ducha me queda el desayuno que esto ni es femenino ni es nada, así que sin explicaciones.

Después del desayuno vuelta al cuarto de baño, a lavarme los dientes y luego sesión de maquillaje. Como ya he dicho que aun soy una novata tan solo me doy máscara de pestañas y me pinto la línea del ojo (aquí estoy innovando y elijo entre tres colores diferentes). En este momento me doy cuenta de que no me he arreglado el flequillo, así que voy a por el secador para "alisarlo", con mi flequillo de personalidad propia el arreglo que me hago dura una media hora como mucho, luego ya demuestra su personalidad haciendo lo que le da la gana.

El resto del día lo dejamos en que aun es neutro. Llegamos a la noche.

Decido que quiero irme a dormir y me voy al cuarto de baño a lavarme los dientes, ahí es cuando me doy cuenta de que tengo que desmaquillarme los ojos bien, luego lavarme la cara con un jabón especial que quite toda la mierda acumulada en el día, después un tónico para cerrar poros y eliminar lo que quede de mierdecilla y por último una crema hidratante de noche (en mi caso uso las misma que por el día, porque ya he dicho que estoy en plan nobel). Después me echo un balsamo labial hidratante para la noche (algún día os explicaré lo que pasó cuando lo fui a comprar), después me echo un revitalizante para las pestañas (porque al echar la máscara se debilitan) y por último me echo aceite de almendras en las manos, con este último paso pretendo hidratar manos y uñas, pero lo he quitado de mi rutina porque siempre se me ocurre leer antes de dormir y el aceite con los libros no se llevan nada bien.

Creo que cuando me acuesto por las noches es normal que tema otro nuevo día de la cantidad de cosas que tengo que hacer, y eso que no soy tan femenina como pretenden que sea.
0

Momentos literarios: GhostGirl II El regreso


26 de abril de 2011

2

¿Enganchado?

Mirando mi twitter mientras me dirigía al metro he encontrado una entrada que me ha llamado la atención. ¿Por qué empiezo así? Creo que con esa frase estoy diciendo demasiado sobre este tema xDD

La cuestión es que en un blog han puesto una entrada sobre los diez síntomas que indican la adicción a las redes sociales, y como soy una envidiosa de estas cosas he decidido hacerme el test:

1.- Te dejas el iPhone olvidado en casa y te sientes perdido, aislado del mundo… porque no puedes comprobar las actualizaciones de Facebook y Twitter mientras estás fuera, en el trabajo, en la oficina… -> Me siento un poco mal pero por la cuestión de que la gente me llama al móvil si no pueden quedar por cualquier razón, y normalmente con el 75% de la gente que quedo suele avisarme de esas cosas, así que me siento un poco aislada pero no por las redes sociales.

2.- Compruebas tu cuenta de Facebook aproximadamente, 20 veces al día. -> La abro y la dejo ahí, básicamente porque si me mandan algo me suena el móvil xD

3.- Si no recibes un comentario en el último post que acabas de publicar en tu blog en menos de 12 horas, piensas que ya tus lectores te han abandonado y comienzas a plantearte el suicidio… -> En mi caso es al revés, si recibo un comentario en menos de 12 horas me extraño porque significa que hay alguien que me está leyendo, creo que estoy en una época de mi vida que escribo para que no se me lea xDDD

4.- Te niegas a irte de fin de semana sin llevarte tu ordenador portátil. -> Totalmente no, me he ido cuatro días y no he pensado en llevarme el portátil en ningún momento.

5.- Tienes más iconos de redes sociales en tu iPhone que aplicaciones de productividad. -> ¿Cuentan los juegos como aplicaciones de productividad? Si los juegos cuentan entonces la respuesta es no, si no cuentan entonces es sí :S

6.- Te has comprado un iPad -haciendo incluso cola el día que se puso a la venta- y sólo lo usas para poder actualizar Facebook desde una pantalla más grande que la del móvil cuando estás fuera de casa. -> No tengo ipad, pero si lo tuviera sería para eso, bueno, para eso y para poder jugar en grande a plantas Vs Zombies y al Angry birds xD

7.- Tienes más amigos online que en la vida real. -> En esto diré que no porque no me hablo con la gente online (ya he dicho que estoy en plan autista).


8.- Tuiteas desde el móvil mientras vas andando. -> Tengo que decir que sí, y se ha visto claramente en el comienzo de esta entrada.

9.- Te conectas a Facebook incluso antes de lavarte los dientes por la mañana. -> En esto es mentira, me conecto al twitter, pero es porque me aburro desayunando y así me entretengo.

10.- Compruebas las últimas actualizaciones en Facebook y Twitter ya desde la cama, antes de irte a dormir. -> En esta también tengo que decir que sí, porque antes de dormir (y de leer mi libro) me pongo al día con las actualizaciones de twitter.

Pues haciendo el recuento me sale que tengo 4 de 10, aunque hay dos más que son dudosas, siendo sincera debería ponerme que sí, entonces ya tengo 6 de 10. Y después de este análisis voy a arrodillarme en una esquina de la habitación y preguntarme qué he hecho mal para estar enganchada a estas cosas sin haberme dado cuenta.

1 de abril de 2011

2

Mis lecturas




Terminado el primer trimestre del año es hora de hacer un listado y ver si se han cumplido los objetivos que me propuse al empezar el año.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...